Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 septiembre 2005

Bienvenido, Mr. Moratinos

  Ahora que el Imperio está siendo azotado en el trasero por huracanes con nombre de mujer de armas tomar, los progresistas, los amantes de la paz mundial y los que están en pro de la salvación de la Tierra se alegran y, como mezquinos que son, se mofan de Estados Unidos y de que tenga que pedir ayuda, y afirman que los desastres ocurridos son justo castigo por el barullo sangriento que han montado en Irak. Les hace gracia que pidan socorro a España, pero que mucha gracia. En copas de revanchismo escancian el champán para celebrar que, ya que ellos no pueden, fuerzas naturales han dado una lección al país de sus desvelos y odios, al país que hace que Cuba no sea un paraíso con el comandante en jefe Castro a la cabeza y al país que gobierna a Europa como a un títere. Personalmente, Estados Unidos no me ha hecho nada más que atiborrarme de grasientas y suculentas hamburguesas y de salvaje rock and roll.

  Es raro que, los hombres de mundo a los que antes me he referido, no encuentren una oscura conspiración detrás de todo esto, y eso que ya destaparon la relación entre Bush y Bin Laden (ni sé ni me importa si está bien o mal escrito) y las verdaderas causas de la ola gigante que barrió el sureste asiático. Esta vez es más simple, no hace falta mucha clarividencia. Viendo la industrializada Unión que el Sur estaba renaciendo de sus cenizas y que se preparaba para la revolución, provocaron los consabidos huracanes mediante la detonación de cuatro o cinco bombas nucleares (se lo pueden permitir, que las almacenan hasta en los lavabos del Pentágono). Como ven, tanto Katrina como Rita se han cebado en antiguos estados miembros de la Confederación, y han hecho polvo a la mítica Nueva Orleans, ciudad sureña por excelencia y porque me da la real gana.

  Para rematar la jugada maestra, de la reconstrucción, en la que hay mucho dinero de por medio, se ocupan las mismas empresas que actúan en Irak, y son empresas en manos de la pérfida familia Bush, a la que ya podemos comparar con los Ashford, fundadores de la Corporación Umbrella. O sea, que de golpe a los Estados Unidos nada, caballeros, que estaba todo planeado y calculado, y que hay que dejar el brindis aparcado. Otra vez será. Los cambalaches (agradezco a Mariano "Remolacha" Rajoy que me haya recordado la existencia de esta palabra) de Bush y su gabinete de hombres sin piedad han dado resultado. Sin embargo, ¿por cuántas veces más?

Fdo. El Espantapájaros.

Anuncios

Read Full Post »

El demonio parlante

  Muy acertado estuvo Stephen King cuando, en La Torre Oscura III, una profesora confunde una serie de escritos y acaba pensando que el autor de estos (el profesional y oscuro Jake) se refiere al sistema educativo como el "demonio parlante". Se trata de un pequeño inciso sarcástico, pero resulta apropiado para mi quincuagésima vuelta al colegio. Espero que sea la última, al menos, que ya cansa lo suyo. Por no hablar del mal trago de la selectividad, que al final no va a ser tan mal trago según lo que ya se la han bebido y disfrutan ahora de una vida universitaria o de un trabajo más o menos bien remunerado. Aunque debería ser de conocimiento general que la selectividad es tan innecesaria como que el Gobierno afirme que la absorción de Endesa va a ser beneficiosa (que tienen razón, porque para Gas Natural va a ser beneficiosa un rato largo dicha absorción). Y es que la selectividad servía cuando faltaban plazas en la universidad y había que seleccionar, pero ahora ya sobran tales plazas. Empero, mejor será que la reválida.
 
  Con tanta crítica ligera a la selectividad y a nuestro querido gobierno de izquierdas, ya se me olvidaba hablar del "demonio parlante". Al parecer, España es la cabeza de la Unión Europea en cuanto a fracaso escolar. No es de extrañar. Si a las desastrosas y disolutas generaciones venidas y venideras añadimos el caos casi lascivo de la legislación educativa, más el ocaso de la educación tanto por parte de padres como profesores, la derrota está servida. De acuerdo que el sistema es un perfecto patán a la hora de formar nuevos miembros para su sociedad, pero tampoco se puede decir nada bueno de un alumnado en el que reina la desidia y la inacción. Por supuesto que es muy complicado que a alguien le interesen lo más mínimo las matemáticas o la economía, ya que son un compendio de rastrojos acerca del funcionamiento interno del sistema en el que vivimos. Sin embargo, se puede apostar por la historia o por la literatura para levantar la baja moral escolar.
 
  Los que todavía avanzamos bajo la maliciosa tutela del "demonio parlante", que es grosero y muchas veces absurdo, vemos con envidia a quienes de su yugo ya se liberaron; aunque lo más posible sea que estos nos miren a nosotros con los mismos ojos ávidos. Si sirve de consuelo, decir que han hecho obras en mi colegio, que a todo el mundo se le contagian las ganas de remover, restaurar o reformar de Gallardón el Olímpico. Sobran las explicaciones del porqué de este artículo algo confuso y desencaminado, que es extenso y espinado el camino que he de recorrer para atravesar las últimas defensas del "demonio parlante" y vencer a su postrero perro guardián: la selectividad.
 
Fdo. El Espantapájaros.

Read Full Post »

  Pocas cosas hay tan divertidas como hozar distraída e impunemente en los asuntos privados de los demás, y más si nuestra vida es aburrida y vacua, o cuando queremos compadecernos a nosotros mismos viendo que el resto del mundo tiene problemas mucho peores que solucionar. Es otra de las formas que tiene el hombre de enfrentarse al mundo. Ofreciendo morbo gratuito y diario, les presento El Diario de Patricia, programa de dudosa calidad y pobre estilo que basa su supervivencia en las razones anteriores: aprovechándose de los problemas y tribulaciones de la gente común. Siempre hay un imbécil o un palurdo dispuesto a desvelar sus secretos o inquietudes más íntimas ante la muy fácil de convocar " media España", que está ávida de llantos, tramas familiares, infidelidades, separaciones, peleas y cambios de acera. Es una especie de programa del corazón, muy visceral y depravado, donde, en vez de famosos, interviene el populacho.

   La estupidez en este país puede presentarse de muchas y variadas formas, siendo una el despropósito humorístico de Buenafuente, otra los reporteros del corazón, otra los políticos y, sin duda alguna, el programa en cuestión. La misma (y realmente egocéntrica) Patricia, que aparenta ser una mujer de hígados, estoica e indiferente ante los burdos e indecentes casos que la llegan, parece una estúpida redomada cuando razona con los invitados en tono condescendiente, finge ser paciente o procura poner orden en la fila de cutres sillones donde sienta a sus indocumentados personajes, soeces todos ellos. El público, por su parte, es buena muestra de lo cotilla y entrometido del programa, pues está compuesto por viejas chismosas y beatas, cuando no parece sacado del cottolengo. Sobre los problemas que se presentan, la mayoría se refieren a banalidades sentimentales de la vida que sólo pueden interesar a una panda de aburridos y desalmados ciudadanos.

   Mientras el público hace su papel de comparsa batiendo palmas, conocemos cómo doña Remedios odia a la novia de su hijo, que no sólo es una promiscua, sino una zorra, o eso comentan a la salida de misa; luego atenderemos a dos amigos, uno de ellos a punto de declararse lila y con el culo abierto a nuevas sugerencias; y no se me olviden los desmanes de José Fuentes, que toma viagra, pellizca el trasero a las camareras y se ha comprado una cazadora de cuero a sus ochenta años, y claro, su señora está preocupada, que el confesor dice que todo eso es pecado. Caballeros, ya que es difícil pedirles que apaguen el televisor, al menos cambien de canal, que Patricia ya huele a demasiados trapos sucios. Aunque más bien apesta.

Fdo. El Espantapájaros.

Read Full Post »

  Hablemos de música. En los días que corren, en la industria musical importan tres cosas: la primera, vender mucho y bien; la segunda, aplastar a la inquina piratería; la tercera, (por ello la menos importante) la calidad. En vistas de cumplir el segundo objetivo, además de otras medidas, se inventó el digipack por parte de algún ejecutivo de mirada febril y traje cruzado. La gracia del digipack es que es una caja de cartón muy suave y decorada, que sustituye a las cajas de plástico de antaño y da la imagen de una portada más integrada. Como la preciosa caja de cartón parece ser sinónimo de calidad y diseño, se ha lanzado una enorme campaña de reediciones absurdas en digipack, lo que les permite aumentar el precio. Ah, y por cierto que combate a la piratería gracias a que los malvados bucaneros jamás podrán igualar la acartonada calidad de un digipack con sus burdas cajas de plástico. Pues reniego a comprar cualquier disco que venga en un digipack. Son aparatosos, se deterioran con facilidad, se arrugan y sus bordes se deshacen con el roce. Al menos una caja de plástico siempre se podía cambiar sin alterar para nada el contenido. Como el nuevo disco de los Rolling Stones (A bigger bang, a la venta el 5 de septiembre) salga en ese formato, me ahogaré con mis palabras.
 
  Y de palabras viven los políticos, que según los periodistas han empezado ya su curso de confrontaciones y engaños, de mentiras y manipulaciones cada vez más descaradas. Pero creo que la supuesta crispación permanente es una falsedad. La política de este país es un teatro ejecutado sin mucho tiento, que sobrevive gracias a la desidia de la población y a poderes eternos (empresas, clanes bancarios y personajes míticos). Se tiran los trastos a la cabeza para divertimento del pueblo, mas luego se rascan las espaldas entre ellos. Vamos, que se hacen favores, que lo suyo es un trabajo más, y que cuando llegan a casa, ya se han olvidado de si no se quién diputado le dijo que mentía como una perra. No existe tal odio visceral que debiera existir entre ellos dadas las circunstancias. Pura farsa. Al final, todo se queda en promesas y discursos huecos, en campañas publicitarias de gran magnitud que nadie sabe cómo se financian y en listas cerradas. Sobre todo en listas cerradas. Y en ministros pelotas, cuya psicología de grupo para con el presidente le hace creerse a éste un césar infalible. Los ministros son favores devueltos,y reciben los palos que debiera llevarse el jefe del Ejecutivo. Otra: tanto decir que el gobierno de coalición fomentaría el debate y el consenso y luego sólo hay vacíos a lo niñato y oportunos caramelos.
 
  A este paso, el Cigarette Smoking Man no estaba tan desencaminado en sus planes, sabía que el verdadero poder siempre se halla en la sombra y no frente a las cámaras (“Una vez más, el rumbo de la humanidad será marcado por dos hombres que se ocultan en las sombras”). Un personaje que, aparentemente sirve a muchos, pero que en realidad sólo se sirve a sí mismo. Pese a trabajar para el gobierno, lo desprecia y se pasea por tétricos almacenes secretos del Pentágono. Me pregunto quién será el Cigarette Smoking Man español: un demonio que conspira bajo el gobierno para acumular y repartir el poder, para ocultar la verdad y perpetuar su época de oscurantismo y maldades. Bien pudo haber sido Gil, o a lo mejor lo es Umbral (puestos a pedir). Pero al final creo que es Franco, que dirigía el cotarro desde la estatua, y como alguien se percatase, hubo que retirarlo a toda prisa. La verdad esta ahí fuera, supongo.
 
Fdo. El Espantapájaros.

Read Full Post »