Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 diciembre 2005

  En la capital, a un lado del Paseo de la Castellana, se alza el conjunto arquitectónico monumental de Nuevos Ministerios, que da buena cuenta de la grisácea época en que fue concebido. Actualmente, cobija a los ministerios de Medio Ambiente, Trabajo y Fomento, y en una de sus entradas se nos presenta un pedestal sin estatua, con algunas flores a sus pies. ¿ Quién descansó en su día sobre el pedestal? Nadie parece saberlo o recordarlo. Volviendo al edificio en sí, es mi elegido para defender la capitalidad de Madrid. Hace unos años, pensaba que lo mejor era que en Nuevos Ministerios estuviese el Ministerio del Interior, para amedrentar al pueblo frente al poder estatal. Ahora compruebo que es mejor esconder allí esos ministerios de los que nadie se acuerda. No me olvido de otras míticas construcciones, como el Palacio de Oriente o el Congreso de los Diputados.
 
  Me salgo del tema, pues yo quería hablar de Madrid y del centralismo de la que se la acusa. ¿ Acaso contando con tan magníficos lugares, carcasa  e imagen del Estado, no va a querer Madrid conservar el poder? ¿No va a validar su papel? Nuestro modelo autonómico ha propiciado la aparición de diecisiete reyezuelos de taifas que sólo buscan renovar los estatutos para percibir y controlar mayores cantidades de dinero y, en consecuencia, recibir ellos mayores tajadas. Los nacionalismos se los dejo a los románticos del siglo XIX. Hoy día interesa más la parte financiera, eso es lo que importa. En una espiral de locura, los diferentes gobiernos han ido repartiendo competencias e instituciones, y al final los ministerios no van a servir de nada. Y les aseguro que el Ministerio de Asuntos Exteriores todavía puede imponer mucho a los representantes gabachos.
 
  Mal va la cosa. Hoy caía Andalucía; su presidente desea más fondos que manejar a su antojo, sin incómodas capitales por detrás. Buen fiasco son los autogobiernos. Ya cuando era pequeño, nos ponían dos mapas de España en el colegio. En uno había un punto central del que irradiaba el poder; en otro había diecisiete de estos puntos. La pregunta era que cuál creías que era mejor sistema. Respondía que el central, porque con el otro habría desacuerdos, envidias y peleas. Hoy, de muestra de centralismo nos dicen China. Francia también lo es y no nos lo avisan. Por algo será.
 
Fdo. El Espantapájaros.
 
NOTA: Disculpen que la actualización semanal se haya llevado a cabo hoy, pero estaré fuera hasta el lunes que viene y nos les quería faltar. El título debería ser Simpatía por Nuevos Ministerios, pero, el Código de Conducta, por alguna razón que se me escapa, me lo impide publicar así, por lo que lo he engañado con los paréntesis.
Anuncios

Read Full Post »

Cuento de Navidad

  Para un servidor, pocas son las satisfacciones tales como poder felicitar la Navidad un año más, del modo que sea y a quien sea. Quizá piensen que casaría más conmigo y con mi pensamiento ser también un cínico (o un capullo faltón, que es lo mismo) en estas fechas, que criticase el consumismo, los excesos, la falsedad, las desigualdades. Pero ese no es mi estilo, yo no pretendo ser ni una víctima ni una voz de la injusta sociedad en que vivimos. La ataco cuando me place, la cortejo cuando quiero y defiendo las tradiciones que me gustan. La Navidad es una de ellas. Momento de valorar lo que se tiene al abrigo de adornos, cenas y regalos. Esperaba que Gallardón decorase con luces las grúas que pueblan Madrid, incluso podría colarse en más de una casa aprovechando el caos reinante, con casco de obra y saco de ladrillos. Otra vez será.
 
  Deseando dichas cosas, llegaron los invitados a la cena de ayer, y entre ellos había un venerable señor muy elegante y educado que se apoyaba en un bastón y lucía un pañuelo en el bolsillo. De inclasificable orientación ideológica y desplegando una fina ironía, difamó de los rojos, cargó contra la derecha radiofónica, escupió sobre los separatistas, despreció a la monarquía, fusiló a los moros, maldijo a los coches, a la construcción y a la terciarización, se quejó de los sudamericanos en cargos públicos, censuró a la televisión, pisó a los políticos, insultó a los norteamericanos y se declaró contrario a la Iglesia y al presidente del Real Madrid. Aunque encajaría en un perfil de agente de la ODESSA, a mí me pareció un hombre noble y sincero, de otra generación y mundo, que un día soñó con ser alguien en el ejército, como contó. No había inquina alguna en su discurso, lo juro.
 
  Bebió y comió con gusto, comentándome que tenía puestas sus esperanzas en los jóvenes a partir de una buena educación. Treinta años pasó en Suecia, montó distintas empresas, sabía hablar en cinco idiomas distintos e incluso estuvo en la Guinea española. Su experiencia inspiraba un profundo respeto, si bien no estuviese de acuerdo en todas las opiniones que manifestaba. Estreché su mano y se despidió, agradecido y sonriente. Caballeros, he considerado a bien que conociesen a este señor, porque me hizo reflexionar. Ustedes verán si les sirve de algo. Feliz Navidad.
 
Fdo. El Espantapájaros.  

Read Full Post »

   El viernes, como cada mañana, me encontraba esperando con una sonrisa a que llegase el autobús de la que llamaré Línea del Mal. En tanto que los ingleses nos mandan su apestosa nube de humo, ya nos habían mandado un frente polar o como se llame, y la calle se estremecía de frío. Acostumbrado a un fiel servicio, fue grande mi sorpresa al ver que el número de señoras con abrigos de piel de zorra aumentaba, llegando a aparecer el chico maligno del que he hablado otras veces, y que, al parecer, llega siempre tarde al colegio, por lo que cuando se va con él camino del centro escolar, ya se sabe lo que toca. Desde mi posición, acerté a ver cómo bajaban, a lo lejos, hasta tres autobuses, dos de los cuales nunca llegaron hasta mi parada. El reloj avanzaba, y vimos un bello amanecer y a los viejos pasear perros.
 
  Mientras, las malintencionadas chismosas se agitaban y afirmaban que los conductores se escabullían por secretos caminos, eludiendo las dos abultadas paradas de nuestra zona para cumplir con sus horarios. Otras preferían convenir que, llegados a un punto, los desalmados conductores, en una plaza sin nombre, desmontaban de sus rojos carruajes y se tomaban unas cañas, o que compraban la lotería a una bruja sentada en la esquina. Cuando los ánimos estaban muy caldeados, cincuenta minutos después de mi llegada, el chico maligno con las manos en los bolsillos, el verde y satánico número de la Línea del Mal apareció al fin. Como era deseable, abundaron las quejas, reclamaciones e improperios al pobre conductor, que sonreía con complacencia. Son las obras del hijo de puta del alcalde, dicen por ahí.
 
  Plaza de Castilla, deleznable árbol de Navidad incluido, las señoras quieren sangre. Las puertas se abren, el conductor cree que todo acabó, pero no es así. Un grupo rodea su habitáculo, donde es hasta posible que coma, duerma y evacue. Una pareja de la Policía Nacional se acerca para ver qué pasa, la enésima denuncia a la Línea del Mal está servida. Esto ya lo veo desde un paso de cebra, porque, en un arranque de instinto, había seguido al chico maligno, que se bajó en ese punto en vez de en la siguiente, la que nos corresponde, por haberse olido problemas. No me pusieron retraso en el colegio.
 
Fdo. El Espantapájaros.

Read Full Post »

Algunos perros buenos

  Mi profesora de Historia del Arte está que se sale, la buena mujer. Hace unas semanas nos aseguraba que las razas no existían, y que es más que probable que uno transmute sus negros cabellos en rubios comiendo mucho trigo y rehuyendo la luz del sol. Aunque pienso que es más viable el método del agua oxigenada para dicho efecto, todo es válido en el mundo de esta profesora. El problema es que hace menos semanas nos aseveró que aquí, en esta península de mierda que está en un continente que no merece ser considerado como tal, en un mundo que no tiene ni norte ni sur, porque es un globo suspendido en la nada, quien es moreno desciende de cultos y refinados musulmanes y quien es rubio desciende aguerridos y brutos visigodos; a los latinos, mezcla de pobladores prerromanos del lugar y de los romanos conquistadores del mismo, se los ha dejado en el camino.
 
  Como para aliñar más la recargada ensalada de razas y descendencias que nos quería dar de comer, en un delirio místico, remató el asunto diciendo, literalmente: " Del tajo para abajo todas somos musulmanas", lo cual tumbaría de espaldas al más curado de espantos. Sinceramente, sus ideas se han venido corrompiendo más de lo normal desde que su perro, un bulldog adoptado, la mordió en la cabeza cuando le abrazaba, consolándole de la tremenda vejación que le había producido un pérfido ventanero que no hizo ni caso al cariñoso can. Tan feminista es nuestra querida profesora, tan a favor de la igualdad está, que arrulló a su mascota como si fuese una persona, confundiendo, seguramente, perro con hombre, pues para ella parecen ser la misma cosa. Al bulldog no le debieron gustar esas maneras de cogerlo e hincó el diente. Resta por saber si se perdió algo de masa cerebral en el lance.
 
  Ya ven ustedes, actúa la señora con las mejores intenciones del mundo y sale trasquilada, seis puntos, oigan. Nos comenta que se ha distanciado del perro, que no le dirige la palabra, y que éste, a su vez, está frío con ella, poco afectuoso. Pero su revolución sigue adelante, siempre adelante, y ha empezado a calar en algunas mentes débiles; para mal, claro. Sin ir más lejos, en el tema de las razas, proponía una chiquita que estaría bien que Jesús fuese " más morenito, más negro, que como él era de esa zona, pues ya sabes…". Sí, ya sé. Y mucho.
 
Fdo. El Espantapájaros.

Read Full Post »

El Barrio del Pilar

  Donde hay confianza, da asco. Pero, para el caso, modifico el dicho, con lo que debería decir: donde hay gentío, da asco. Y mucho. El Barrio del Pilar es uno de los barrios más densamente poblados no ya de España, sino de Europa entera. Esto quiere decir que hay bastante gente allí apiñada; y esa gente o bien son jóvenes medio garrulos, o bien son ancianos desdentados. El resto está muy ocupado trabajando. Añadamos a la situación unos cuantos parques susceptibles de ser utilizados como centro botellones, un centro comercial con cientos de recovecos y una comisaría de la que nunca salen los coches a patrullar, batiéndolo todo en una sociedad como la nuestra. Hemos conseguido un prototipo de barrio que sueña con ostentar el título de " Barrio más chungo de Madrid". Deplorable.
 
  El grado de sordidez es considerable, pero esto no importaría mucho de no ser por la presencia, entre los centros educativos que salpican el barrio, del Valdeluz, merecedor de grandes vituperios. No odio a este colegio por el hecho de que esté barnizado con una capa de rancio conservadurismo católico, sino por su equipo de fútbol. Nada tan deprimente como un partido de niños acompañados por sus padres el domingo por la mañana; y luego corriendo a misa, no sea que lleguen tarde, da igual que vayan cubiertos de polvo y sangre. Esto es, en buena medida, parte del espíritu del Barrio del Pilar. También lo son sus fiestas, en la semana del 12 de octubre, que alcanzan el nivel de fiesta típica de pueblucho madrileño, siempre en un intento de afamar el barrio y de atraer gentes de fuera a sus zafias garras llenas de anillos de sello.
 
  Sin entrar al trapo con los quinquis estúpidos que creen saber montar en motocicleta, es obligación decir que el Barrio del Pilar cobra cierta dignidad y presencia en Navidades, a la sazón, la mejor época del año. Es entonces cuando brillan los árboles decorados tradicionalmente (y no con palabras y muelles insulsos como a los que nos quiere acostumbrar Gallardón), hay puestos donde se venden figuras y piezas para el Belén y las castañeras sonríen, maliciosas ellas. Es una pena que luego se acabe el engalane y lo entrañable y vuelva a ser una rampante mierda. Allá ellos.
 
Fdo. El Espantapájaros.
 
NOTA: Como se habrá observado, y durante un periodo de prueba, las actualizaciones semanales tendrán lugar los domingos.

Read Full Post »