Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27 enero 2008

  El actual Gobierno, a la hora de vender su gestión de cara a las elecciones generales, presume de haber realizado una ampliación de derechos y una legislación social avanzada. Tales logros son relativos–si el Gobierno no hubiera estado plagado de vagos se podría haber hecho más, mucho más–y mínimos, sumamente tímidos y poca cosa para cuatro años de legislatura. Después del Estatuto de Cataluña, la negociación con ETA y otros hitos socialistas, apoyar ahora la propaganda gubernamental en una legislación social barata que nada tiene de especial u original es un grave síntoma de la impotencia de Zapatero, un impedimento que este pobre hombre sufre en más de un aspecto. En cuanto a la ampliación de supuestos derechos sociales, es ineludible la mención al matrimonio homosexual (Ley 13/2005, de 1 de julio).

 
  Modificado el Código Civil, existe en España un matrimonio homosexual (sic). Siendo rigurosos, cabría hablar de unión civil homosexual, no de matrimonio. La definición de matrimonio de la RAE es precisa: "Unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales".  Y sin emplear este argumento tan repetido, ya en 1814 Savigny, en De la vocación de nuestro siglo para la legislación y la ciencia del derecho, sentaba que "es imposible mudar el fondo de la naturaleza de las relaciones jurídicas". Y el fondo natural del matrimonio es la heterosexualidad y la orientación a la prole; es así universal y naturalmente, no hay necesidad de sacar a la Iglesia y su matrimonio canónico. Podrán Zapatero y su Parlamento producir toda suerte de dislates, pero el matrimonio homosexual es un imposible.
 
  De otra forma, se acabaría cayendo en el fundamentalismo jurídico, que sometería al Derecho Natural. Eso es muy peligroso. El PP se ha opuesto a la irracionalidad a través del Tribunal Constitucional, con la presentación de un recurso de inconstitucionalidad (los artículos de la Constitución vulnerados por la reforma del Código Civil serían el 9, el 10.2, el 14, el 39, el 53.1 y el 167) que espero se resuelva a su favor. Y me parece bien la unión homosexual, siempre que no se pretenda deshacer las esencias del matrimonio y rebajar el Derecho Natural.
 
Fdo. El Espantapájaros.
Anuncios

Read Full Post »

  Con el fin de celebrar su romance con la bella Carla Bruni, en Aragón Liberal les he dejado una reseña de Testimonio, obra de Nicolas Sarkozy. Los malpensados siempre sospechan de los libros escritos por políticos. Lo que yo hago es aplicar una presunción iuris tantum: a no ser que mediante prueba se demuestre lo contrario, todo libro ha sido escrito por su autor, exceptuando los casos en que dicho autor sea un verdadero incapaz y un anormal para el pensamiento y las letras (como José Blanco o José Montilla).
 
  Y, si los hay, suerte con los exámenes, que estamos en época.
 
Fdo. El Espantapájaros.

Read Full Post »

  Debo arrojar luz sobre varios puntos opacos de mi anterior artículo. En lo tocante a Israel, su guerra contra el terrorismo musulmán no puede caer, en general, en la práctica del terrorismo de Estado. La acción de sus soldados, acciones defensivas y preventivas, son actos de guerra convencional, amparados, además, en la legítima defensa, en el derecho que tiene todo Estado a defenderse de las amenazas externas. El terrorismo de Estado o guerra de sucia de Israel consistiría tan sólo en el asesinato clandestino de enemigos por parte de sus servicios secretos, esto es, lo que aparece en Munich, y no el que sus cazas de combate destruyan posiciones hostiles desde las que se lanzan misiles sobre sus ciudades o el que sus tanques vigilen territorios legítimamente ocupados en aras de la integridad de sus fronteras.
 
  Otro problema es el relacionado con el Estado de Derecho, que se caracteriza por la separación de poderes, el principio de legalidad, la garantía de unos derechos y libertades fundamentales de los ciudadanos… El uso del terrorismo del Estado, obviamente, llevaría a que ese Estado de Derecho quedara conculcado desde dentro. Por ejemplo, no se respetarían los derechos de los erradicados (presunción de inocencia, juicio justo, legalidad de las penas, etcétera). Mi opinión era que, caso de haber una emergencia total, acuciante, sin salida, un Estado responsable no podría sino recurrir a la guerra sucia en sus mismas cloacas, ya fuese porque los terroristas minaran del todo el Estado de Derecho, ya porque los indefensos ciudadanos pasaran por encima de él y ejercieran la violencia al verse desprotegidos y diezmados.
 
  ¿Se desembocaría con ello en un Estado totalitario, un Estado incontrolable que se librara de elementos indeseables excusándose en el bien general? No tiene por qué. El liberalismo atribuye al Estado un papel de gendarme: posee el monopolio de la violencia para proteger al ciudadano y para que se cumplan las leyes. No puede fallar en semejante misión así como así. Y, en segundo término, siempre ha de regir en todo esto una máxima de Maquiavelo: "Las armas se deben reservar para el último lugar, donde y cuando los otros medios no basten".
 
Fdo. El Espantapájaros.

Read Full Post »

  Dicen que Steven Spielberg, en Munich (2005), construyó una visión equidistante del conflicto entre israelíes y palestinos, o que favorecía demasiado a los últimos y pintaba a los primeros con sombríos colores. En el magistral filme, de factura impecable y con grandes interpretaciones, Golda Meir (descrita con acierto como el único hombre de su Gabinete) autoriza la Operación Cólera de Dios tras la masacre de los atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de 1972, perpetrada por terroristas musulmanes. Desde mi punto de vista, Spielberg no es relativista, aunque humaniza a varios de los terroristas en perjuicio de los héroes del Mossad. Mas, cuando la anciana Primera Ministra pregunta a uno de sus colaboradores si la venganza está legitimada, y éste guarda silencio, el espectador sabe perfectamente que sí.
 
  La guerra del Israel contra el terrorismo musulmán era y es abierta y total, así que, en semejantes coordenadas, y teniendo presentes las maldades que los árabes siempre han cometido contra Israel, con feas alianzas, guerras, atentados, etcétera, el dar muerte a unos cuantos terroristas usando procedimientos oscuros y expeditivos no puede sorprender ni repugnar. Si esto lo trasladamos a España, en el contexto actual, sí. Porque no sufrimos una realidad terriblemente crítica como la que Israel sufría en los años setenta y ahora. Porque los etarras no son extranjeros, sino, en el fondo, españoles. Y añadiría una última razón: estando ETA tan debilitada y acosada (pese al anterior auxilio de Zapatero), el terrorismo de Estado, justificable en los años de plomo, hoy solamente daría alas a la organización y sus socios.
 
  Como corolario, se puede afirmar que el terrorismo de Estado, en casos muy extremos y de absoluta necesidad, es salida legítima para proteger a los ciudadanos y el Estado de Derecho, por paradójico que suene. Empero, aplicado en otras circunstancias será contraproducente e injusto. Los GAL sí respondían a una situación extraordinaria, pero sus chapuzas, sus fallos imperdonables (asesinato de inocentes) y el que fueran descubiertos, unido a un Felipe González cobarde, incapaz de asumir su responsabilidad, determinaron la invalidación en España de esta, a veces, eficaz arma.
 
Fdo. El Espantapájaros.

Read Full Post »

Salida y entrada

  Antes de encarar un nuevo año repleto de incógnitas y desafíos, no está de más echar la vista atrás y hacer balance de lo que nos dejó el 2007. Desde la perspectiva política, fue emocionante la victoria de Sarkozy en Francia (el "emergente y siempre magnético Sarkozy", según lo que decía a finales de enero del año pasado en este espacio) y fue un rayo de esperanza la del PP en las elecciones municipales. Y no faltaron, lamentablemente, las despedidas. Envejecido y cansado, pero querido por su pueblo, al que deja buen legado, Blair abandonaba Downing Street en junio. Por suerte para los que seguimos creyendo en las libertades y en Occidente, Bush seguirá al frente de la situación hasta noviembre de 2008. La muerte de Francisco Umbral, ahora ya en el aspecto cultural, supuso una pérdida irremplazable y dolorosa.
 
  El año 2008 va a ser año de elecciones generales en España. Unas elecciones reñidas y decisivas para el futuro, más que nunca. No hace falta que recuerde a quién voy a votar y por qué. Mi voto para Rajoy es ya incondicional (la expulsión de Zapatero del poder lo exige a gritos), pero no se puede decir lo mismo de mi aprobación si gana las elecciones. En tal caso, habrá que vigilar de cerca a un individuo demasiado inseguro y tendente al complejo y a la falta de imaginación, si bien con sus momentos brillantes. Reconozco que en 2007 el Gobierno no ha hecho tanto daño como en 2006 o 2005, pero es debido a que es un Gobierno de vagos, dirigido por un hombre que no ha trabajado en su vida, que se toma unas abultadas vacaciones en cuanto puede, un hombre así, en resumen, ya no tiene fuerzas para hacerlo peor.
 
  Si me sitúo en el plano personal, temo no suscitar mucho interés. No tengo ni grandes proyectos ni muchas ilusiones, pues las decepciones pasadas pesan en el presente y condicionan el porvenir. Aprobar con buenos resultados los exámenes, seguir con salud, estar con la familia y con los amigos…, tales son mis aspiraciones o mis deseos para 2008 (¡y no son pocos o fáciles de conseguir!), además de, cómo no, ciertas ambiciones de corte literario que espero se concreten pronto. A ustedes, mis lectores, con aprecio les deseo lo mejor.
 
Fdo. El Espantapájaros.

Read Full Post »