Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 noviembre 2008

En defensa de la Presidenta

  Esperanza Aguirre sale ilesa de un salvaje atentado terrorista en la India y sus adversarios políticos la tildan de cobarde porque no ha permanecido allí a la espera de la evacuación del resto de la delegación española. Nunca dejarán de asombrarme los habitantes de la caverna, pues aunque siempre actúan con arreglo a la mala fe, el sectarismo y la ignorancia, los grados van subiendo. Es posible que ciertos socialistas y progresistas preferirían haberse desayunado con la noticia de su asesinato, ya se sabe que es mejor una leyenda muerta que una viva; su descaro alcanza el paroxismo. A ellos les importa bien poco la salud de la “liberal de pacotilla”, como diría el candidato socialista de las patillas, sin ánimo de crispar ni insultar, por supuesto, que aquí eso sólo lo hace el PP. Sin embargo, a la inmensa mayoría de ciudadanos madrileños nos preocupa el estado de nuestra Presidenta y no vamos a entrar en consideraciones nimias en cuanto a su comportamiento en una situación extrema y peligrosa.

  Como todo político, Esperanza Aguirre ha cometido sus errores y sus excesos, y si bien no es liberal en todos los aspectos, ha hecho un gran trabajo en Madrid apoyándose en dicha doctrina. Es decidida, trabajadora y capaz, se mantiene fiel a sus principios y posee la energía necesaria para triunfar. Por eso los socialistas la odian, la temen, es su mayor enemiga, mucho más que Rajoy o Gallardón, dado que la oposición de éstos es invisible. Acusan al Gobierno de la Comunidad de querer privatizar la sanidad. Eso se ha convertido en el lugar común desde donde el PSOE lanza sus ataques. No merece la pena que explique a los sindicalistas y resto de quejosos –que son utilizados como secuaces, como simple carne de cañón— la diferencia entre titularidad y gestión o el contenido del contrato entre la Comunidad y las empresas privadas que ha permitido la construcción de ocho hospitales públicos en un tiempo récord. O no lo entenderían o no querrían oírlo. Por tanto, se impone la comprobación empírica. Que acudan a esos hospitales y ya verán cómo nadie les pide que saquen la tarjeta de crédito. En lugar de hacer esto, pierden el tiempo con violentas algaradas y difundiendo mensajes falsos.

  El caso es que si Esperanza se hubiese quedado en Bombay, no habría sido más que un estorbo. No estamos hablando de un general y sus tropas, sino de un cargo político que debe ser evacuado cuanto antes. Ocuparse del traslado a España de los demás miembros de la delegación atrapados en el hotel o en la ciudad compete al embajador, al cónsul y al personal diplomático en comunicación con el Gobierno, no a una presidenta regional que se encontraba allí en aras de promover empresas madrileñas y no, desde luego, para enfrentarse a los terroristas y salvar a los rehenes. Quizá el eurodiputado de CiU, tan mezquino como envidioso, sí que lo haga.

  Y resulta cuando menos curioso que utilicen como argumento la cobardía quienes se declaran herederos del Frente Popular, cuyos líderes no resistieron en Madrid (el Gobierno de la República huyó a Valencia a finales de 1936) y se exiliaron al acabar la guerra, llevándose consigo botines robados a particulares y al patrimonio español que nunca repartieron entre los exiliados más necesitados. Por no hablar del destacado papel del PSOE en la oposición antifranquista…, es decir, ninguno.

  Además, la Presidenta no se ha puesto ninguna medalla a raíz de este tremendo suceso, no ha venido con ínfulas de heroína. Se ha limitado a narrar su espeluznante y vibrante experiencia, a condenar a los terroristas y solidarizarse con las víctimas y a reconocer su buena suerte. Ni más ni menos. Ella no ensalza su valentía personal, por lo que llamarla cobarde es solamente un insulto gratuito, vomitado por quienes recurrirán a lo que sea para vilipendiarla.

  Es oportuno citar una frase atribuida Margaret Thatcher: “If my critics saw me walking over the Thames they would say it was because I couldn’t swim“. Creo que Esperanza Aguirre estaría muy de acuerdo con ella.

Fdo. El Espantapájaros.

Read Full Post »

  En España nos encantan las polémicas; unas serán estériles y otras no, pero es bueno que haya gente que aún se escandalice ante la estulticia de los políticos. Un tal Barceló ha perpetrado ciertas atrocidades artísticas en una cúpula de la ONU (¿?), equiparables en mal gusto a las realizaciones –léase bodrios— de Kiko Argüello en la Catedral de la Almudena. Si una empresa privada hubiese financiado el proyecto, es decir, si hubiese aportado los 20 millones de euros, a lo sumo yo ahora me mofaría de lo que, honestamente, merece ser calificado como "puticlub de carretera secundaria" (Nico Rey), con todo ese ridículo, hortera mar de colores, tan cutre como casposo. Pero es que el dinero con que se ha llevado a cabo el aborto pictórico y escultórico es dinero público. El PP ha estado acertado al pedir explicaciones al Gobierno acerca de semejante derroche, agravado, encima, a causa de que medio millón de euros salieron de los Fondos de Ayuda al Desarrollo (FAD).

  Muñoz Conde, en Derecho Penal. Parte Especial (Tirant lo Blanch, 2007), distingue, para el delito de malversación de caudales públicos, entre conductas de apropiación (art. 432 CP) y conductas de distracción (arts. 433 y 434 CP). El tenor literal del artículo 433, párrafo primero, del Código Penal es el siguiente: "La autoridad o funcionario público que destinare a usos ajenos a la función pública los caudales o efectos puestos a su cargo por razón de sus funciones, incurrirá en la pena de multa de seis a doce meses, y suspensión de empleo o cargo público por tiempo de seis meses a tres años". Así, en este delito, los "usos a que se apliquen los caudales o efectos públicos pueden ser propios ajenos, pero en todo caso distintos a los de la función pública", puntualiza el autor citado.

  Aquí, la función pública del medio millón de euros había sido definida por la Ley de Presupuestos Generales del Estado, por lo que no se les podía dar un uso distinto al de los FAD. El Ministerio de Asuntos Exteriores era la autoridad a cargo del dinero, dinero que, a menos que se entienda que el pobre Barceló necesitaba desarrollarse aún más (tanto física como artísticamente), se ha empleado en atender objetivos que realmente poco tienen que ver con los previstos.

  No obstante, no tengo claro si la infracción del presupuesto es delito o mero ilícito administrativo. Y, por otro lado, los esbirros de Morotinos han ofrecido toda suerte de excusas, basándose en la diferencia entre Fondos de Ayuda al Desarrollo y Ayuda Oficial al Desarrollo, que controla la OCDE, y en otras triquiñuelas legales. Sea como fuere, lo que es palpable es que los socialistas siempre operan con la oscuridad como aliada y bordeando los límites de la legalidad.

  Cabe cuestionar, por último, la oportunidad de una obra así en tiempos de crisis económica: una absurda decoración abocada a deteriorarse y coger polvo y que sólo van a ver cuatro diplomáticos rancios y los burócratas de la ONU, y seguramente los comentarios que hagan en relación con ella serán de burla hacia el artista y de desprecio hacia España por tirar su dinero de esa forma. Una vez más, los socialistas se olvidan de la austeridad que proclaman para poder beneficiar, con el dinero del contribuyente y sin mediar concurso alguno, a los amigachos de la ceja.

Fdo. El Espantapájaros.

Read Full Post »

  En la cumbre de Washington, Zapatero va a culpar de la crisis financiera global a las políticas de Reagan y Thatcher, y va a solicitar la implantación de una especie de policía financiero mundial. Como siempre, este sujeto es libre de hacer el mayor de los ridículos, pero ya que acude allí, en teoría, representando a España, al menos podría haber recapacitado sobre la acumulación de sandeces ideológicas que pretende derramar desde la silla que le han cedido. Pero es propio de los sectarios, de los habitantes de la caverna, del estilo de Escolar, vivir obsesionados con ciertos fantasmas y dar rienda suelta a los miedos que les provocan a la menor oportunidad. Y a Zapatero le da pánico la libertad, ya que supone un obstáculo para sus proyectos de ingeniería social.

  Sin embargo, ya griten o pataleen, su equivocación es mayúscula. Porque se están exigiendo grandes responsabilidades al capitalismo o al libre mercado, ¡como si papá Estado fuese infalible y modélico! Y en España, en particular, tenemos un Estado calamitoso, ladrón y abusivo, y si Zapatero no es capaz de administrarlo con rigor y de forma ejemplar, no tiene derecho a pedir más intervencionismo y regulaciones, o a dar lecciones de socialismo en el país de la libertad individual. Cuando el Estado sea más eficaz y decente, renovaré mi confianza en él. Hasta entonces, que no me vendan milagros estatales. Si Zapatero quiere un capitalismo contenido y no "salvaje", que empiece antes de nada conteniendo y organizando mejor lo que ya controla.

  Lo mismo se puede decir de las criticadas indemnizaciones millonarias de los ejecutivos, de las inversiones arriesgadas, de las especulaciones… Todo muy cuestionable desde el punto de vista ético. En cambio, los socialistas defienden todo tipo de despilfarros que se dan no en el ámbito privado, sino en el público, que es el que nos afecta a todos… Ministerios y embajadas inútiles y proliferación de altos cargos, cuantiosos gastos destinados única y exclusivamente a satisfacer caprichos de los políticos (nuevos coches oficiales, nuevos despachos, reformas lujosas), premios al vandalismo (Gallardón y sus pintamonas). Juegan con el dinero del contribuyente. El Estado, las Comunidades Autónomas y las entidades locales derrochan de lo lindo y buscan cómo recaudar más. ¿Será este corrupto y decadente sector público el que devuelva a la economía al buen camino mediante recetas socialistas? Imposible.

  Y para ilustrar esta opinión con un caso específico, la semana que viene analizaré el escándalo montado en torno a Miquel Barceló, el Ministerio de Asuntos Exteriores, la ONU y una cúpula decorada con pésimo gusto. La clave es ciertamente simple: malversación de caudales públicos.

Fdo. El Espantapájaros.

Read Full Post »

  Es probable que todos ustedes, en los últimos cuatro años, se hayan preguntado alguna vez quién es Zapatero, de dónde viene y a dónde va. Y la verdad es que son cuestiones de difícil contestación. Eso por no hablar de otros interrogantes referentes al gran estadista leonés, accesorios pero no menos jugosos: ¿Desde cuándo lee El País? ¿Cómo conoció a su querido Pepino Blanco? ¿Cuáles han sido sus influencias literarias y políticas? Pues bien, Nicholas van Orton ha hecho un enorme esfuerzo investigador y tiene todas las respuestas, y las está publicando para asombro del personal. No se pierdan su biografía –no autorizada– de Zapatero, titulada ZP: pienso a domicilio.
 
Fdo.El Espantapájaros.

Read Full Post »

Un comienzo y un final

  El senador Barack Obama ha ganado las elecciones en Estados Unidos por una abrumadora mayoría de votos electorales (369 por sólo 163 de McCain). Debemos felicitar al vencedor y confiar en el criterio del pueblo americano en este momento de cambio. Desde el principio aposté por McCain, porque me parecía un mejor candidato; pero Obama, a pesar de todo lo que pueda objetarse, quizá se convierta en un gran Presidente. Los retos que le aguardan no son pequeños, así que es de esperar que este hombre –que ha demostrado que es capaz de satisfacer sus elevadas ambiciones– sea capaz de afrontarlos con resolución y solvencia.

  Las causas de la derrota republicana son muchas: el propio deseo de alternancia tras ocho de años de George W. Bush, una floja campaña por parte de McCain, sólo enmendada en la recta final… La estrategia de Barack Obama, en el aspecto positivo, ha consistido en apelar a los sentimientos, a la esperanza, a la ilusión de sus compatriotas; en el negativo, en descalificar a su oponente como mero heredero de Bush (por haber votado con él un 90% de las veces) y en burlarse en infinidad de ocasiones de la frase aquella de los "fundamentos sólidos de la economía". Si a ello sumamos una campaña de propaganda masiva, el éxito era probable y nada inexplicable.

  No me emocionan las absurdas manifestaciones de júbilo que se están dando entre los españoles. Obama tiene una serie de tareas que acometer, en la economía, en las relaciones internacionales, en la lucha contra el terrorismo, pero, sinceramente, ni quiero ni espero que me arregle la vida. Alfredo Valcárcel ha analizado el libro Dreams from My Father (1995), hallando evidencias de resentimiento y odio racial. Me conformaría con que el presidente electo Obama haya rectificado sus opiniones más radicales y que, por tanto, gobierne Estados Unidos con moderación y sin dar bandazos.

  Es posible que me hubiera entusiasmado más el análisis del resultado de estas históricas elecciones de no haber sido por un suceso luctuoso que hizo que el miércoles fuese un día triste. La muerte de Michael Crichton supuso para mí una desagradable sorpresa. Admiraba a este escritor como a ningún otro y le consideraba un verdadero maestro.

  De pequeño, Jurassic Park fue una de mis películas favoritas. Hoy lo sigue siendo. Y siempre que se mencionaba el nombre de Michael Crichton como creador de la mítica aventura –y de la atractiva hipótesis–, inclinaba la cabeza con respeto, tal y como hacía Bismarck con Cánovas. Aparte de la influencia que tuvo en mí esa película, su libro y la continuación (El mundo perdido), también me proporcionaron gratos momentos otros títulos, como Un caso de urgencia (1968), que leí hace un año. Gracias a Estado de miedo (2004) y a sus conferencias sobre el clima comencé a volverme escéptico frente a los dogmas del calentamiento global y de los ecologistas, con sus deseos de obligar a la población a comulgar con las ruedas de molino de su religión. De hecho, en el último libro de Václav Klaus se cita a Crichton en diversas ocasiones.

  El número uno poseía un estilo literario ágil y desenfadado pero sustancioso, totalmente superior al de los pomposos y barrocos escritores españoles, cultivadores de la nada y de las más conspicuas aberraciones frente al potencial imaginativo, dotado de conocimientos científicos y técnicos, de Crichton. Por eso les pido que, si van a criticar a mi ídolo, no lo hagan sobre la base de comentarios resentidos y cutres. Crichton merece respeto y reconocimiento. ¿Qué grandes novelas se habrán perdido con este inesperado, prematuro fallecimiento?

Fdo. El Espantapájaros.

Read Full Post »