Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 junio 2015

En un esclarecedor artículo publicado en Mercados, Lorenzo Bernaldo de Quirós ha colocado la problemática de los desahucios en sus justos términos. Es un drama menor (si el análisis se ciñe a los propietarios que son expulsados de su primera vivienda) utilizado como eficaz arma propagandística por los agitadores de masas, que ora exhiben cifras infladas o falsas, ora confunden a la opinión pública al no distinguir entre tipos de desahucios (no es lo mismo el desahucio de una segunda vivienda o de un local que el de la primera vivienda). Como colofón, el demagogo de turno se presentará en el acto de lanzamiento con la intención aparecer como un héroe ante las cámaras.

También explica este autor los efectos indeseables que puede traer consigo una política que obstaculice al máximo los desahucios e ignore los derechos de los acreedores. Tales efectos no son otros que el encarecimiento de los créditos hipotecarios y la reducción del mercado de alquiler. Paradójicamente, las recetas de los defensores de la vivienda digna complicarían sobremanera el acceso a la misma.

El Gobierno de Rajoy no sólo asimiló tempranamente el histerismo progresista sobre los desahucios (aprobando normas como el Real Decreto-Ley 6/2012, de 9 de marzo, de medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios sin recursos y el Real Decreto-Ley 27/2012, de medidas urgentes para reforzar la protección a los deudores hipotecarios), sino que ha sido incapaz de vender las bondades de sus decisiones en la materia, que, como recalca De Quirós, han supuesto un buen número de reestructuraciones de deuda, daciones en pago y alquileres sociales.

Ya sea por pasividad del PP o por la habilidad para la propaganda de los secuaces de Podemos, o más bien por ambas razones, al final parece que ha hecho más un tal Kichi discutiendo con la policía durante un lanzamiento (delante de las cámaras, por supuesto) que su antecesora en el cargo de Alcalde de Cádiz, Teófila Martínez, quien paralizó no pocos desahucios.

Otro tanto se puede decir acerca del hambre infantil. Aquí la desfachatez y las patrañas no conocen límites. Dejando a un lado cifras increíbles, según las cuales en torno a un cuarto de los niños españoles se mueren de hambre, y tomando el caso de Madrid, los datos de la Comunidad señalan que unos 2500 niños sufren desnutrición en la región (un 0,2% del total). A pesar de la irrisoria cifra, la izquierda, con la aquiescencia del PP, ha elevado el asunto a prioridad absoluta, hasta el extremo de que, al decir de ciertos tertulianos y politicastros, Madrid se asemejaría a Burkina Faso o Somalia. Así las cosas, Cristina Cifuentes ha abordado  el tema de los comedores escolares como si se tratara de lo más transcendente que va a llevar a cabo en su mandato.

El PP asume el discurso social de la izquierda para después fracasar miserablemente a la hora de trasladar los resultados al electorado.  Actúa como un partido socialdemócrata y sus rivales le tachan exitosamente de neoliberal sin compasión.

Por otra parte, España está aquejada de muchos y severos problemas. Los desahucios y la desnutrición infantil, aun siendo hechos preocupantes, no presentan, a tenor de las cifras, una gravedad excesiva.

Read Full Post »

El pasado miércoles no pude evitar emocionarme cuando en Jurassic World, ensalzando una imagen del parque operativo y a pleno rendimiento, sonó la música que originalmente compuso John Williams para Jurassic Park (1993). ¡Por fin veía realizado el sueño de John Hammond, tantos años después! ¡Qué gozada!

Me resulta difícil ser objetivo con esta película, ya que es mucho lo que significa la saga para mí. Aun así, es obvio que no supera o iguala a la original, ni tampoco lo pretende. No es un remake o una mera actualización. Si en Jurassic Park Hammond reunía a unos expertos para avalar su parque, aquí ya está abierto y lo que importa es el espectáculo, no la discusión sobre los límites de la ciencia y la teoría del caos. Y hay muchas atracciones que probar…

Dicho esto, Jurassic World parece una película autoconsciente –una expresión que está de moda en las críticas de cine– y su propio argumento explica su génesis y condicionamientos: ya no bastan dinosaurios normales, el público necesita nuevas emociones (lo que encierra una reflexión sobre los gustos modernos). De ahí el Indominus Rex.

El filme contiene todos los ingredientes necesarios para tener éxito y revitalizar la saga. Mezcla sabiamente elementos de las tres películas anteriores, si bien procura realizar una aportación original (el mencionado híbrido, la doma de los raptores o nuevos dinosaurios, entre los que destaca el impresionante mosasaurio). Los protagonistas humanos se desenvuelven correctamente y son atractivos, también los niños. Chris Patt rebosa carisma. Sólo eché de menos a Ian Malcolm y sus sarcasmos.

Como era de esperar, la película saca partido de la nostalgia, pero sin excederse. Hay una bella escena en la que los protagonistas se topan con los restos del antiguo parque. Las ruinosas instalaciones cubiertas de vegetación constituyen un enlace entre 1993 y 2015, un breve retorno a la infancia, a las ilusiones perdidas. El director, Colin Trevorrow, demuestra un enorme respeto por el mito que ha caído en sus manos.

Por lo demás, hay acción a raudales, considerables dosis de violencia (no se ha infantilizado el producto) y un indeleble toque Spielberg, a fin de cuentas productor. Ha habido paleontólogos que se han quejado del escaso de rigor científico o de que los dinosaurios no luzcan plumas. No comparto esas críticas, porque no se trata de un documental y hay que tolerar ciertas licencias artísticas para que la magia funcione.

Mi único reproche va dirigido contra la línea de juguetes pergeñada por Hasbro. Comparada con la de Kenner en los noventa, ha habido un claro retroceso en el arte. Los dinosaurios de Hasbro, con esas piezas mal encajadas y una piel poco trabajada, palidecen al lado de los Kenner. Es una pena que los juguetes sean cada vez más bastos y simples…

En fin, Jurassic World ha satisfecho mis expectativas. Los dinosaurios vuelven a caminar sobre la tierra. Para quien espere Jurassic Park, mi consejo es que vea Jurassic Park.

Read Full Post »

¡Viva Zapata!

Como sabrán mis lectores, soy un firme partidario del humor, de la provocación, de lo políticamente incorrecto. Aborrezco las ataduras puritanas. Por ello, tal vez a algunos les resulte incoherente que rechace los hirientes chistes y burlas a costa de judíos e Irene Villa de Guillermo Zapata, flamante Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Madrid. Aparte de que también ha hecho comentarios sobre ETA francamente vomitivos, creo que a alguien que aspira a ocupar un cargo público se le ha de exigir un mínimo de decoro y buena imagen. Este tipejo ni se había molestado en limpiar tanto detritus de su Twitter.

No se trata de un episodio puntual de humor negro y ni siquiera se justifica por el famoso contexto que Escolar y otros intelectuales de su talla se han apresurado a buscar (al parecer sólo estaba explorando “los límites del humor”, labor nunca bien reconocida o recompensada). Zapata es un resentido profesional y, como tal, supura odio, un odio que dirigió intencionada y maliciosamente contra dos colectivos (judíos y víctimas de ETA) que, sin ninguna duda, desprecia. El humor negro o el chiste cruel, si siempre tiene los mismos destinatarios, resulta sospechoso, indicativo de obsesiones, en este caso ideológicas.

No se podía esperar menos de la extrema izquierda, que siempre ha sido, a mucha honra, proetarra y antisemita. En este momento muchos ilusos que votaron a Ahora Madrid (Podemos con disfraz) fijándose únicamente en una abuela entrañable que prometía la ciudad del abrazo se estarán dando cuenta de que han ayudado a alcanzar al poder a una chusma de la peor especia.

Un vistazo a la Junta de Gobierno de Madrid produce escalofríos. Junto a la propia Carmena, comunista y con un historial poco brillante como jueza, pueden encontrarse chavistas y castristas, fanáticos de la guillotina, elementos de IU que no han trabajado en la vida, iluminados que afirman que los ahorros de la sociedad deben estar en manos de los políticos, profanadoras de capillas y al insigne Zapata, que tras de deleitar al pueblo de Madrid con su humor le va a enseñar lo que es la cultura y lo que no. ¡Por fin la gente en las instituciones! ¡La dignidad recuperada!

Ya he dicho otras veces que Podemos no se exige a sí mismo lo que exige a los otros. Si uno de sus miembros está en el ojo del huracán, le van a defender hasta los extremos más ridículos. “¡Viva Zapata!”, exclaman ahora sin rubor. Qué curioso que los que exigen tanto a los demás sean tan comprensivos con sus propias faltas. Patente de corso para estos salvadores de la patria.

Ha habido cargos y candidatos del PP y del PSOE que han dimitido o han sido apartados por declaraciones desafortunadas. Al final, parece que la vieja política es más decente que la nueva. La defensa que la extrema izquierda hace de Zapata, como si se tratara de un benefactor de la humanidad, demuestra que su objetivo nunca ha sido por renovar la política o ponerla al servicio de los ciudadanos, sino embaucar al mayor número posible para luego aferrarse al poder.

Read Full Post »

En tal día como hoy, hace ya diez años, nació El tonel del cínico. Es un buen momento para recordar…

Un amigo del colegio, buen conocedor de mis veleidades literarias y espíritu crítico, me sugirió la idea de crear un blog, a la sazón de moda, a fin de volcar en él mis pensamientos. Así lo hice y, con tesón y disciplina, ha sobrevivido durante una década.

Los escritos de la primera época son un fiel reflejo de mi etapa adolescente. Era un chico crítico con la sociedad que procuraba ir a contracorriente, ser políticamente incorrecto. De ahí que tomara a Diógenes el Cínico como modelo. También albergaba entonces cierto afán literario que me llevaba a imitar –no sé si con mucho éxito–  a mis columnistas favoritos.

Es evidente que ha habido una evolución, pero eso no quiere decir que me arrepienta de esos escritos de antaño. Por el contrario, creo que son adecuados para el tiempo en que los escribí. En esencia, mis ideas actuales son semejantes: más matizadas unas, más meditadas otras, y obviamente abarcan más campos; pero lo hecho en 2005 no es un mal punto de partida. Hay reflexiones, anécdotas o referencias a la vida escolar que siguen siendo valiosas.

Posteriormente, el blog se tornó en trinchera política desde la que atacar al Gobierno de Zapatero. Fueron críticas aceradas las que vertí desde aquí, aunque plenamente justificadas. Zapatero, que al final de su segundo mandato recobró cierta cordura, dejó la peor herencia posible, y hoy en día, quizá alterado por el surgimiento de Podemos, está volviendo a las andadas en lo referente a chifladuras y comportamientos propios de iluminado.

Fueron los años dorados de lo que se dio en llamar blogosfera (hoy en franca retirada). Aparecían espacios continuamente, a veces de gran calidad, y pude entablar debates o conversaciones fructíferas con muchos autores dignos de admiración. Uno de ellos sigue escribiendo y su blog, para mí imprescindible, fue de los primeros que seguí con interés (ya en 2005). Mi reconocimiento para Octopusmagnificens, cuyos artículos, sin excepción, son extraordinarios.

Frecuenté el inolvidable blog de Alfredo Urdaci, de quien admiraba su capacidad para sorportar la persecución y oprobio constantes de que era objeto. Allí conocí al gran Nicholas van Orton, que acabó creando su propio blog, en el que aún pueden leerse los más mordaces dardos dirigidos contra Zapatero. Y, por supuesto, he de mencionar como autores destacados a Samuel y Alfredo Valcárcel.

A partir de 2008 los blogs fueron declinando. Ya no había tantos autores ni la actividad casi frenética del pasado, y las redes sociales pasaron a ser los cauces preferidos para expresar ideas, críticas y desahogos varios. Los blogs siguen existiendo y los hay muy buenos, pero no gozan ya de la audiencia que tuvieron y la discusión en Internet, por así decir, se ha trasladado a Twitter o a los salones reservados de Facebook.

El tonel del cínico ha sido un blog modesto que nunca alcanzó la fama que en mis ambiciones originales buscaba. Mas estoy satisfecho de haber mantenido la calidad de los escritos, la regularidad semanal y la variedad de temas. Aquí hay artículos sobre política, economía o problemas jurídicos, y también sobre películas, libros, series, anécdotas personales, etcétera. Y jamás, menos en vacaciones, he faltado a la cita semanal. Espero que se me permita realzar ese mérito.

Mi blog siempre ha estado encabezado por la misma divisa: “En defensa de la libertad individual”. Y así seguirá hasta el día en que eche el cierre. Porque es lo que me importa y porque esa defensa, en la actualidad, es más imperiosa que nunca.

Read Full Post »